Alba Emoting BCN

Conversando con el lado físico de las Emociones

Awareness & Connection: Una danza entre Alba Emoting™ y la CNV (Comunicación No Violenta)

DSC_0133

Foto de Carme Tena

Cierro un momento los ojos y por unos segundos, tomo conciencia de mi respiración y la hago más profunda para conectarme y acceder a sensaciones, emociones e imágenes de la experiencia vivida en el Festival de verano Comunicación No Violenta en Piñuecar, en la Sierra de Madrid, organizado por la Asociación para la Comunicación NoViolenta, una entidad sin ánimo de lucro.

Me aflora la calidez y la fuerza del contacto de la conexión con las personas y los niñ@s, la madera y la hierba fresca, el chaparrón y la lluvia de los aspersores y las risas, el calor y el agua sobre la piel seca. Me llega también, el aire que se respiraba de conexión grupal, la predisposición y el compromiso del grupo, de la comunidad, a compartir a consensuar y autogestionarse.

Mmmmm… Sí, yo también lo recuerdo, Elena! Y me encanta esta capacidad que tenemos de recordar, no sólo desde la mente, sino también desde las sensaciones corporales y los sentires emocionales.

En este contexto, tuvimos la oportunidad de realizar dos talleres de Aprendizaje Emocional a través del método Alba Emoting™, durante la última semana de Julio.

Agradecemos la invitación de Niels Janssen, uno de los organizadores del festival y aprendiz de nuestros talleres, por apostar que Alba Emoting BCN estuviera presente en el I Festival de verano en España con el cuerpo como foco principal.

Agradecemos también a Clara y Merche, compañeras del equipo de organización. Y a todas las personas que en la cocina-comedor y con los niños hicieron de esa semana un verdadero campamento integrador y cooperativo.

……

Hasta entonces, no había leído nada sobre la Comunicación No Violenta (CNV) ni conocía a su creador Marshall Rosenberg, ahora me siguen sonando y resonando, la belleza de las necesidades, la conexión emocional, los grupos de empatía y otros conceptos y propuestas vividas.

Pues sabes qué, Elena? Yo sí había escuchado acerca de la CNV, incluso hace por lo menos dos o tres años que me compré el libro “Comunicación no violenta. Un lenguaje de vida” de Marshall B. Rosenberg, que sólo llegué a ojear y leer algunos trozos, probablemente buscando inspiración para algún taller para alguna empresa…

Rosenberg define la CNV como un medio para establecer relaciones empáticas con nosotros mismos y con el otro y propone reflexionar en torno a “¿Qué prefieres, tener razón o ser feliz? Las dos cosas a la vez no son posibles”.

Una buena pregunta… Cuántas veces todavía, aun sabiendo esto en teoría, me veo sutil o manifiestamente queriendo tener razón!

He leído también que la CNV promueve conversar cuidando de mí y cuidando al otro, sin perder la cercanía. En definitiva resulta un proceso de comunicación que nos ayuda a resolver diferencias y conflictos individuales e interpersonales y que la conexión emocional “dar desde el corazón”, resulta un ingrediente esencial.

Siii… y lo vivimos en primera persona durante todo el Festival!

Una y otra vez, lo primero era la conexión (centrar la atención en mí y en la otra persona)!

Siempre la conexión antes de la conversación!

Y si la otra persona no quiere conectar, me hago consciente de mi deseo de conectar y acepto el momento del otro… Con mucha conciencia de mí y mucha conciencia del otro. Qué sencillo y qué difícil a la vez!

Si, el modelo CNV es sencillo en su planteamiento y consta de cuatro etapas ordenadas secuencialmente para facilitar el proceso de aprendizaje:

1. Observación: Actos concretos que afectan a nuestro bienestar.
2. Sentimientos: Comprobamos cómo nos sentimos en relación a lo que observamos.
3. Necesidades: Exploramos las necesidades, los valores, los deseos que están debajo y que dan origen a nuestros sentimientos. Dice Rosenberg que la única necesidad para cuya satisfacción necesitamos a los demás es la de contribuir a su bienestar. El resto depende sólo de nosotros.
4. Estrategias: Las acciones concretas que realizamos para enriquecer nuestra vida, como por ejemplo hacer peticiones.

Escuchándote, Elena, me viene el recuerdo del Taller que facilitó Stella Alexandrian de iniciación o introducción a la CNV, en el que destacó que esta secuencia nos lleva a bajar de la mente al cuerpo, y es una guía para estar presentes en el aquí y el ahora y sentir esa energía de necesidad en nuestro cuerpo.

También nos recordó que en cada uno de estos niveles o etapas puede haber confusión (por eso me parecieron tan importantes las conversaciones de empatía, que ayudan a aclararse uno mismo), y que en cada paso hay responsabilidad por nuestra parte.

Compasión, empatía, escucha, apertura, conexión,… fueron términos que escuchamos mucho durante esos días, y tratamos de practicarlos en la convivencia y en la co-creación de las actividades de cada día… a través de diálogos creativos y constructivos, siempre con el ejemplo y la guía de expertos como Ray Taylor y Christophe Vincent, dos maestros en el arte de esta disciplina.

¿Y qué aportan nuestras propuestas de aprendizaje emocional a través de Alba Emoting™ en este contexto?

El primer componente de la CNV, como también trabajamos en Coaching, implica separar la observación de la evaluación, los hechos de los juicios que favorecen las defensas y resistencias que llevan al conflicto y que alejan de la relación natural de compasión que supone la CNV.

Aquí, Elena, siento que Alba Emoting™ aporta mucho valor, dado que es un método que no juzga las emociones en buenas y malas, o positivas o negativas. A cada una le da su espacio, por lo que es más fácil poder relacionarnos naturalmente con cualquier expresión emocional que venga de otros o que aparezca en nuestro interior.

La segunda etapa del modelo, después de la observación, es identificar y expresar los sentimientos. Para ello resulta esencial distinguir entre la expresión de los sentimientos reales y las palabras o afirmaciones que sirven para describir pensamientos, evaluaciones e interpretaciones.

Por ejemplo, cuando decimos “Me siento incomprendido” o “Me siento ignorada”, No estamos tocando lo emocional, estamos describiendo lo que creemos que hacen las personas que nos rodean, la emoción se encuentra debajo.

El método Alba Emoting™ puede facilitar esa tarea de identificar los sentires emocionales ya que permite a toda persona conectarse físicamente con sus emociones básicas a través de unas formas de respirar determinadas, acompañadas, de las posturas corporales (tensión o relajación muscular y dirección del movimiento) y los gestos faciales correspondientes.

Conocer estos patrones respiratorios y posturo-faciales, llamados patrones efectores de las emociones básicas permite distinguir con claridad cuáles son las emociones predominantes en ese momento, a partir de cómo está mi cuerpo.

Exactamente!! Que bien explicado, Elena!! Por eso, este “aprendizaje emocional” lo guiamos o acompañamos experimentando primero y compartiendo la experiencia/observación de lo vivido, sin juicios, después.

Y lo hacemos entrando en la emoción a través de los patrones efectores y no a través del recuerdo de alguna situación donde la persona ha vivido esa emoción, para que la sensación física corporal esté limpia de interpretaciones y juicios acerca de lo que sucedió.

Alba Emoting™ parte de la biología, donde nace la emoción en el cuerpo y, como dice Pedro Sándor, nos permite percibir la existencia de un esqueleto emocional “sólido, físico y real constituido por las emociones básicas”. Ello permite bajar de la indagación intelectual a la pura orgánica emocional y complementarla.

Igual que las etapas que antes nombrabas… bajar de la mente (observación) al cuerpo (sensaciones y sentimientos), para después descubrir la necesidad subyacente…

¿Recuerdas qué mundo de posibilidades se les abre a las personas que participan en nuestros talleres cuando descubren qué hay debajo de cada emoción? ¿Qué función cumple cada una? ¿De qué necesidad se está haciendo cargo?

Ojalá aprendiésemos esto de pequeñitos, como lo hicieron los niños y niñas que participaron en el Festival!! Y desde aquí me gustaría felicitar a los padres que se comprometieron e hicieron cargo de que los niños viviesen esos días en coherencia con la CNV.

La CNV en esta segunda etapa de búsqueda de sentimientos genuinos, apunta además al reconocimiento del origen de nuestros sentimientos y a asumir la responsabilidad de los mismos.

En mi experiencia como aprendiz emocional, practicando Alba Emoting™, el componente orgánico, el vivenciar su función vital de cada una de las emociones me ha facilitado desenjuiciarlas y apreciar cada uno de sus matices e intensidades. Cuando podemos sentir de forma clara y precisa nuestras emociones, las podemos también expresar transparentes y sin ambigüedades, así nos resulta más fácil conectarnos con nosotros mismos y con los demás.

Y aquí Alba Emoting™ puede ayudar mucho a clarificar, al hacerlo desde lo corporal.

¿Sabes qué me gustó de los talleres que ofrecimos esos días en Piñuecar?

Que pudieron abrazar todas las emociones, incluidas la rabia, el miedo y la tristeza, que suelen ser las tres básicas que parece que “no tenemos que sentir”, y le pudieron ver su función en la práctica de la CNV, para no tender a pensar que es sólo con la ternura que podemos mantener estas conversaciones generativas.

Que el miedo nos advierte del nivel de “violencia” del encuentro, la rabia nos provee del cuerpo necesario para mantenernos en nuestra intención de construir y no destruir, que la tristeza nos permite una profunda conexión con nuestro interior y descubrir nuestras necesidades no satisfechas, la alegría puede poner las necesarias gotas de liviandad y humor que faciliten soltar la “lucha”, la ternura, por supuesto, nos provee de la conexión con el ser grande y las necesidades que viven en la otra persona, a parte de permitirnos abrazar lo doloroso en nosotros… y el erotismo es la fuente primordial desde donde vamos a continuar co-creando la vida, en lugar de destruirla.

Tu que dices, Elena?

Por último, y en esto también estoy segura que coincidimos Carme, declarar mi admiración a las personas que participaron, por la facilidad y autenticidad en su entrega, conexión y pasión por la práctica y por seguir aprendiendo del universo emocional, desde múltiples facetas. Agradecer a todas las personas, los diferentes momentos y posibilidades de encuentro y conexión diaria como respetuosos aprendices emocionales!

Awareness & Connection… Una danza entre Alba Emoting™ y la CNV…

 

Elena Iborra & Carme Tena

 

Puedes ver todas las propuestas de Talleres de Aprendizaje Emocional que ofrecemos desde Alba Emoting BCN clicando aquí

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 de septiembre de 2015 por y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: